While the City Sleeps

El graffiti es difícil no asociarlo con el vandalismo. Y cómo: hay que reconocer que da asco pasar por una zona llena de firmas monocromáticas y sucias, unas encima de otras y sin ningún esmero estético. Los viejos dicen que son gamberradas de algún adolescente que empieza a desarrollar su resistencia a las reglas; y no están del todo desencaminados. Pero hey, de ahí a condenar todo lo relacionable con el Graffiti hay un paso. Un paso muy feo.

Pasar de la firma con un spray negro, sin relleno ni caligrafía, sin color ni forma, a la firma bicromática básica de cualquier persona que lleve más de unos meses saliendo a pintar, es pasar del vándalo bruto al vándalo sensible. A ver quién niega que para acabar una firma bicolor y con cierto volumen, hay que tener un mínimo de estilo –por muy hortera que sea. De ahí, el vándalo del spray sigue su evolución en términos de estilo y técnica.

La gracia está en sacarle el mayor partido a la ciudad, a cada pared, cada escalera, cada puente. Está en sorprender y llamar la atención, está en que los que comparten tu afición sepan quién eres y que no eres un mierdas. El caso es impresionar.

graffity

París, Quais de Seine, 2011.

Ya que estamos hablando de esto, se me ocurre así de repente que el Arte, tan difícil de definir, para mí es aquella creación que está destinada a suscitar emociones en el espectador, y que las suscita. Y entonces es cuando me dirijo a todo aquél incapaz de ver arte en una pintada: vale que las hay feas, pero en CUALQUIER BARRIO DE LA CIUDAD hay algo que te va a gustar. Porque sí, porque es así. Porque la gente que lo hace tiene buen gusto, saben lo que hacen, y ninguna persona, a menos que sea con mala fe, siente indiferencia hacia un dibujo pintado por alguien con ganas de llamar tu atención y de llenar la ciudad de perlas más o menos escondidas. Sal a pasear y fíjate, porque mientras la ciudad duerme, familias enteras de vándalos sensibles se encargan de darle color y vida a unas paredes que nos pertenecen a todos. Plasman en ellas el estilo que no sale por la televisión, el estilo que no se vende, el estilo del que realmente ama el color y el dibujo, el mago del placer visual.

Y que no jodan, si eso no es Arte, me dirán ellos qué lo es.

Y que jodan aún menos; si eso no es Arte por ser vandalismo, entonces Zara, Audi y Carrefour son unos criminales.

graffitie

París, verano 2013: “Laissez les murs propres” (Dejad limpias las paredes). Que alguien tenga el coraje de decirme que esta pintada no tiene encanto. ¿Cómo está más limpia esta pared: desnuda y color kaki o color kaki con una anciana vestida de blanco pintando encima?

Colaboración
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s