Cómo elaborar una lista de películas

Todos sabemos que para parecer moderno, el postureo es lo que cuenta.  Y como no queremos que os pillen desprevenidos cuando os pregunten por vuestros largometrajes favoritos y que con los nervios digáis “Una Rubia Muy Legal”, hemos hecho una lista de cómo hacer tu lista de pelis must.

  • Boyhood: Con esta peli demuestras de primeras, que te gusta el cine independiente. También que te identificas con el tipo de generación que el largometraje enmarca (demostrando que entendiste el mensaje) y que aspiras a algo más en la vida que a una rutina recurrente.
  • Una peli en blanco y negro: Abanderando que también se hacían películas buenas antes de Scorsese y Tarantino y que eso no significa que tengas un problema de recepción del color en la retina.
  • Una peli muda: Y Chaplin no sirve, una vez que hacen muñecos de decoración contigo te vuelves parte de la cultura pop y eso es lo que estamos intentando evitar en esta lista.
  • Peli de la nouvelle vague: guiones de Woody Allen antes de Woody Allen, presupuesto de peli de mumblecore antes del mumblecore, chicas con minifaldas y eyeliners depurados antes de Zooey Deschannel… ¿qué más se puede pedir? Y encima, la mayoría son EN BLANCO Y NEGRO.
  • Peli de cine periférico: el etnocentrismo está muy mal y eso lo sabe hasta un estudiante de primer curso de la ECAM. El cine indio y el iraní están muy trillados, así que si quieres ser verdaderamente moderno, echarles un ojo a los nuevos talentos del cine de la República Democrática del Congo es un placer casi obligado para ti.
  • Peli de más de tres horas: la matrícula de honor en cinefilia se acredita al aguantar más de 180 minutos en una butaca de tejidillo sudado y palomitoso sin levantarte ni una vez para ir al baño (se da por hecho que has aguantado al menos un 75% del tiempo con los ojos abiertos). Mención especial si la película es lenta cual Internet Explorer o si tenía subtítulos, lo que se te convalida como lectura de un libro normal o un capítulo de libro de Tólstoi.
  • El Gran Lebowski: El Santo Grial de lo posmoderno. En un mundo donde ya nada merece el privilegio de lo sagrado, todo es susceptible de usarse para hacer comedia. Demuestra tu cinismo poniendo esta película dentro de tus imprescindibles.
  • Peli dirigida por una mujer (que no sea Lost in Translation): demostrar que la visibilización de la perspectiva femenina en la dirección cinematográfica es un asunto que te preocupa suma muchos puntos a la hora de hacerte el entendido. Da fe de que no solo fuiste a una escuela privada de cine, sino que a veces también te dejas caer por los ciclos de Agnès Varda de La Casa Encendida.
  • Peli de terror&sci-fi de serie B (una actualización de esta clase de largometrajes podrían ser las películas de después de comer de Antena 3). ¿Qué mejor para demostrar que sabes de cine que reírse del propio cine?
  • Un documental: recomendamos que coloques en tu estantería La nuit et le brouillard al lado de la trilogía de El Señor de los Anillos para contrarrestar semejante alarde de mainstreamanía. Te da un puntito comprometido con la causa que seguro que impresiona a tus compañeros en las clases de cata de vinos de La Fábrica.

Desde aquí aconsejamos evitar tópicos como las películas de Tarantino (un cliché para todos aquellos que dicen que les gusta el cine) o bluckbusters abiertamente empalagosos de moraleja monógama e insalubridad sentimental. También invitamos a omitir comedias de humor “cuñao” (oséase, Torrente) y producciones millonarias sobre universos distópicos y superhéroes.

Escrito por Sandra Viciana y Clara Raposo. Imagen por Clara Raposo.

El test del verano: ¿es tu ligue lo suficientemente moderno como para que lo vuestro tenga futuro?

ligueveraniego

Desde El Banjo Es El Nuevo Ukelele siempre nos hemos preocupado por el bienestar sentimental de nuestrxs lectorxs, por lo que muy especialmente durante el verano redoblamos nuestros esfuerzos para que no os la den con queso y el ligue que pensasteis que sería EL DEFINITIVO (es decir, aquel que os haría las fotos para vuestro blog de moda) luego os diga que no sabe ni quién es Aphex Twin.

1. ¿Qué cerveza pide tu churri cuando os sentáis en una terraza?
a) Una Radler o, en su defecto, un tinto de verano
b) Una Desperados
c) Una Pabst Blue Ribbon (nadie le entiende nunca cuando pide una y acaba tomando una Mahou)

2. ¿Con qué película se rió más en el cine de verano?
a) “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”
b) “Ahora o nunca”
c) Con todas las del ciclo que la Filmoteca dedicó a Jacques Tati

3. Su lectura para los días de piscina es…
a) Una revista de cotilleos (bien sea sobre la celulitis de Jennifer Lopez o sobre el último corte de pelo de Cristiano Ronaldo)
b) El último best-seller del escritor de moda
c) La insoportable levedad del ser, de Kundera

4. Su modelito de playa lo compró en…
a) La sección de ropa de ocasión de Alcampo
b) Una tienda perteneciente al grupo Inditex, probablemente
c) Un taller de comercio justo que encontró en su viaje del año pasado a una reserva aborigen nicaragüense

5. Su canción del verano preferida es…

a) El “Pégate” de Ylenia
b) “Lean on”, de Major Lazer y DJ Snake
c) Una maqueta de un grupo canadiense de art-punk cuyo nombre incluye tantas diéresis que ni siquiera Pitchfork se atreve a escribirlo

6. Ha pasado las vacaciones de su infancia en…

a) En una aldea donde Cristo perdió la chancla. El punto álgido de las fiestas de verano consistía en tirar a una cabra del monte para que bajara rodando
b) Un apartamento en Torrevieja. Siempre en primera línea de playa
c) A las afueras de Berlín, en un campamento para niñxs con inquietudes artísticas. No te daban postre si tu réplica de un Schiele no era convincente

7. ¿En qué festival os conocistéis?
a) En el Arenal Sound, mientras chapoteabáis borrachos en los charcos de camping
b) En el BBK, cantando a coro Supermassive Black Hole
c) En el Vida, mientras hacíais la cola para el puesto de hamburguesas veganas

8. ¿Cuál es su helado favorito?
a) El sandwich nata-fresa
b) El Cornetto de vainilla y caramelo
c) Prefiere los smoothies

Respuestas a): +1 punto
Respuestas b): +2 puntos
Respuestas c): +3 puntos

De 8 a 13 puntos: si tu fantasía psico-sexual es acabar con un ser übermainstream esculpido a base de chonismo mercadillero, tardes enteras viendo la teletienda y películas de sobremesa de Antena 3, estás en el buen camino.
De 14 a 19 puntos: tu ligue es una persona tan normcore (aka normalucho cual zapatilla Victoria) que hace que comprar un cuarto de pechugas de pollo resulte una experiencia excitante en comparación.
De 20 a 24 puntos: no nos creemos que hayas cazado a tal especimen hipstereta, más que nada porque todos los ejemplares se esconden en un recóndito lugar de Portlandia al que nunca nadie ha conseguido llegar.

Menos de 8 puntos o más de 24: tendrías que comprarte un cuadernillo de repaso para estas vacaciones porque no sabes sumar 😦

Tipos de gente en conciertos

La fauna de un concierto tiene códigos propios, por una vez que te pisen o pisar a alguien no es motivo de rencor y que te caiga líquido en la cabeza solo implica el deseo de que sea agua o cerveza en vez de pis. También es la ocasión perfecta para hacer amigos igual de obsesionados que tú.

2015-06-26 23.33.31 (2)

Aquí van los diferentes tipos de gente en los conciertos.

  • El de la cerveza y el cigarrillo. Que alguien me explique qué lógica permite estar en un lugar atestado de gente bailando, bebiendo una cerveza y pretender mantener la integridad de esta. Lo del cigarrillo es para evitar sacar el mechero en las canciones lentas (o eso dice él). Haría un favor a todos quedándose lejos de la acción.
  • La putifan que grita más que el bafle. En este caso lo único que puedes hacer es huir. Nada puede hacer razonar a una fan con abstinencia de su ídolo. Consejo: procura no entablar conversación con ella, te contará la vida del grupo y quedarás en evidencia por no saberlo y no ser “un buen fan”.
  • La amiga arrastrada. Esa que está en segunda fila y que se mueve menos que un poste de la luz, esa que cada vez que la rozas te mira con cara de asesina. El mal de todos los conciertos y la pesadilla de muchos cantantes ya que matan el ánimo más rápido que la marcha fúnebre de Mozart.
  • El dogrado. Es ese que salta que se mata hasta con ‘Yesterday’ y que no le importa irrumpir en fotos ajenas en una necesidad imperiosa de hacer nuevos amigos (o enemigos). Consejo: no bailes cerca de su perímetro de influencia o no te lo podrás quitar de encima nunca más.
  • El que solo va a ligar. Además de latin lover se las da de entendidillo y no puede evitar dar su opinión a su víctima (que suele ser una chica que está ahí solo por curiosidad )sobre el grupo en cuestión. Datos tan necesarios como “El concierto que hicieron en tal estuvo mucho mejor” o “Estos solo hicieron el primer disco bueno y ahora viven de su fama.”
  • El que vende cerveza con la mochila. Cuando lo encuentras en medio de un concierto de Queens of the Stone Age, es motivo de piedad.
  • El que lleva la misma ropa que el cantante. TIERRA-TRÁGAME
  • El que no se sabe ninguna canción, pero finge que sí tarareando los estribillos. TIERRA-TRÁGATELO.
  • El ingeniero de sonido, que te explica que la acústica no es buena y los motivos. Lo que no parece percibir es que la razón principal por la que no oyes es porque él está disertando en tu oreja.
  • El primera-fila, que lo montan con el escenario a primera hora. Se caracteriza por una increíble capacidad para estar horas y horas de pie y una vejiga que ya la quisieran para sí los guardias del palacio de Buckingham.
  • Los 2.0, que ven el concierto en directo a través de la pantalla del iPad o móvil de 32″. Si bien están más pendientes de la grabación que del concierto en sí, lo bueno es que siempre puedes ver la actuación por su pantalla en caso de que alguien te tape la visión.
  • Los 2.0 pesados, son aquellos que no paran de hacerse fotos y actualizar sus redes sociales dejando constancia de que han estado ahí. La realidad es que da igual el artista que actúe, el caso es dejar claro que molas mucho.
Escrito por Clara Raposo y Daniel Pérez Pamies. Imagen por Sandra Viciana.

Acontecimientos veraniegos

Entre las vacaciones y el calor no hay ni energías ni ganas para encender la tele, y mucho menos para ver las noticias. Por eso hemos decidido ahorraros la molestia y resumiros los escasos acontecimientos que los medios han de inventarse en verano debido a la apatía general.

PLATJA2

  • “Uff, qué calor hace. Hace mucho, mucho calor. Mira, hace tanto calor que para demostrártelo te voy a enseñar a niños jugando con fuentes y señoras mayores comiendo helado”. (Como si no supiéramos ya que hace calor.)
  • “Las playas en Torrevieja están petadas desde mediados de mayo. Hay gente bañándose. Estamos en mayo pero la gente se baña. Aquí hay una señora en bikini. Aquí os dejamos unas declaraciones diciendo que se ha bañado en la playa. Aquí dos chavales jugando con palas de ping pong. Qué de gente hay.”
  • “Qué malos son los extranjeros que vienen aquí a emborracharse y a dejarse el dinero. Hacen tanto ruido y son tan maleducados… No como los jóvenes españoles, que no beben y respetan el mobiliario urbano.”
  • “Ha nacido un oso panda en el zoo. Mira qué cucoso, con sus pelitos decolorados y sus ojillos de aceituna. Tiene pinta de ser una bolita de amor, el tipo de criatura que te tapa con una manta mientras te echas la siesta. Esta es la reina sujetando al panda. Se ha puesto unos stilettos a juego con el pelaje del panda. Mira qué feliz parece el animalico dando vueltas en un habitat de cautividad del que probablemente no salga nunca.”
  • “Desfile de tías buenorras en ropa de baño con much pedrería, plumaje y tacones que sirven para cambiar las bombillas de casa sin tener que usar escalera. Esto en realidad es publicidad encubierta de Federica’s Secret pero te lo colamos en las noticias porque ya no podemos rellenar tiempo con el fútbol.”
  • “Sigue haciendo mucho calor. Ahora te meto un clip de unos pingüinos deslizándose por el hielo y lanzándose al agua. Y ahora una imagen de los termómetros rozando los 50º grados. Hay que hidratarse bien y no salir a la calle a las doce de la mañana si valoras tu integridad vital.”
  • “Somos muy graciosos y hemos mandado al becario a cubrir fiestas patronales de pueblos perdidos de la mano de Dios para que le empapen de vino de brick Don Simón y le tiren el micro al pilón de la plaza.”
Texto escrito por Sandra Viciana y Clara Raposo. Imagen por Arnau Solé.

Cómo crear un graffitero en 3 sencillos pasos

Tras muchos años de ardua y totalmente no-inventada investigación en la prestigiosísima universidad de Hogwarts, las estudiosas de la fauna urbana y creadoras de este blog hemos conseguido dar con la fórmula mágico-química que hace que en nuestra sociedad podamos disfrutar de la criatura mitológica conocida como “graffiterai graffiterus” -el graffitero de toda la vida, para los que suspendisteis latín en la EGB-.

Hemos concluido -y os podemos asegurar que no hemos recurrido a ninguna sustancia lisérgica para la realización de este estudio- que se deben fusionar tres bizarrerías cósmicas para que se dé la aparición de nuestro querido artista urbano: el pintor impresionista, el superhéroe de Marvel y el superhombre nietzscheano.

“¡¿Pero cómo es posible?!”, se preguntarán vuestras inocentes cabecitas. No os preocupéis, queridísimos lectores, que en las siguientes líneas os explicamos nuestra teoría…

El pintor impresionista

Todo graffitero se compone en un 36% de pintor impresionista.

Las teorías del color que definieron los maestros de finales del siglo XIX se cumplen con bastante frecuencia en las obras de los graffiteros de hoy en día, que utilizan recursos visuales como la proximidad de colores complementarios, tales que el rojo y el verde, para dar viveza a su creación y que ésta resulte más “vibrante” para el espectador.

Además, pintores de la talla de Monet o Pissarro tuvieron que soportar que sus obras fueran vilipendiadas por sus coetáneos y que no se comprendiera su labor hasta décadas más tarde. Que el impresionismo se clasificara como “infra-arte” derivó en que muchos de los continuadores del movimiento aprendieran la técnica artística de manera autodidacta, pues las instituciones educativas no recogían en sus programas un sistema de enseñanza apropiado para estos alumnos. Exactamente lo mismo que ocurre actualmente en el caso del graffiti.

2015-03-13 19.26.35

El superhéroe de Marvel

Gracias a diversas cromatografías de la disolución de la sangre graffitera, ahora sabemos que todo buen graffitero es un 44% superhéroe de Marvel.

Esto se demuestra con bastantes puntos en común entre ambos: la labor “extra-legal” que realizan tanto los graffiteros como los superhéroes los obliga a mantener, en la gran mayoría de los casos, su verdadera identidad oculta. Ello explica que su principal momento de actuación sea la noche, así como el hecho de que deben actuar bajo pseudónimo.

Además, ambos tienen una ánimo agitador y revolucionario, un espíritu de lucha y cambio.

Mientras que los superhéroes, por norma general, tienen como causa de combate el crimen en la ciudad, los graffiteros también se comprometen con la problemática social. Arremeten contra la exclusivización del arte, al que no todos podemos acceder si queda recluido en colecciones privadas o museos de carísima entrada. Representa, asimismo, una respuesta al campo de minas publicitario por el que caminamos día tras día, lo que nos hace mínimamente conscientes de que, quizás, no solo los mensajes que nos exhortan a comprar deberían tener cabida en el paisaje urbanístico. Además, estas adorables craturitas graffiterianas se implican éticamente al denunciar con sus obras actuaciones reprochables que no todo el mundo se atreve a señalar.

El superhombre nietzscheano

Por último, el graffitero con denominación de origen se compone en un 19% del superhombre nietzscheano.

El polémico filósofo (entre otras ocupaciones) afirmaba que el hombre, en su verdadero y más sublime significado, era aquel que estaba encarnado en un niño, quien, a través del juego, creaba sus propios valores.

Y, ¿qué es más lúdico que el dibujo, el color, la explosión cromática que nos sacude el polvo grisáceo que nuestros pulmones inhalan por obligación? Y ¿qué es lo que pide Banksy (que ya mencionamos anteriormente), si no la creación de tus únicos, propios y exclusivísimos valores, al afirmar que “Si quieres alcanzar la grandeza, deja de pedir permiso”?

***

PD: el 1% que queda… Bueno, eso, como en la Coca-Cola, es el ingrediente secreto…

Texto y fotografía de Sandra Viciana. Publicado originalmente en el blog Art is the weapon.

Atentados estéticos vol. 1: las camisetas de mujer

Comprar una camiseta cuando gozas de un mínimo de gusto estético y ya no tienes edad para emocionarte cuando emiten nuevos capítulos de los Magos de Waverly Place es una hazaña de la que poco se habla debido a la complejidad de la cuestión. No muchos se atreven a aventurarse en este estudio estilístico por el riesgo de pérdida neuronal que ello supone, pero este nuestro querido blog ha tenido a bien realizar un acercamiento a este polémico asunto como método de denuncia de esta injusticia divina.

Para comenzar, debemos saber que las camisetas “para chicas” se resumen en tres tipos básicos:

a) Jodidamente feas tipo 1: personaje Disney posando cual Kardashian en los VMAs (mención especial a la Minnie picarona vestida con lunares a lo duquesa de Alba en la Feria de Abril).

b) Jodidamente feas tipo 2: cara de un animal pseudo-cuqui y colores cuya coherencia cromática parece inspirarse en el vómito del creador de las ceras Manley. Este estilo evoluciona en el tiempo con el descubrimiento de la obra de Jackson Pollock y con el aumento de renta disponible hacia la adquisición de prendas de ropa en Desigual.

c) No especialmente feas pero sí avergonzantes si tienes conocimientos básicos de un idioma extranjero: consisten en camisetas monocromas protagonizadas por frases 50% estúpidas, 50% fuera de contexto del tipo “No regrets, go ahead”,  “Only in the darkness you can see the stars” o “Parlez-vous ballet?” y que ocasionalmente incluyen el dibujo de un lazo, un corazón, un pintalabios abierto o un stiletto. No recomendadas si pretendes relacionarte con un Erasmus alguna vez en tu vida o si tienes un mínimo de respeto por tus profesores de francés.

Pero no solo son prendas concebidas por el diablo en cuanto a su diseño, sino que el tejido en el que están confeccionadas es el mismo material que el de las toallitas húmedas de limpiarle el culo a los bebés: transparentoso, poco resistente y con una capacidad para marcar un cerco de sudor en la zona sobaquil digna de estudio.

blog diseño camisetas mujer

Pero tranquilidad: siempre nos quedará el rinconcito ordenado de las camisetas “de hombre”, con sus colores neutros y sus versiones de camisetas de grupos trilladísimos tal que Ramones o (atención, surprais) Rolling Stone.

Texto e imagen por Sandra Viciana