Atentados estéticos vol. 1: las camisetas de mujer

Comprar una camiseta cuando gozas de un mínimo de gusto estético y ya no tienes edad para emocionarte cuando emiten nuevos capítulos de los Magos de Waverly Place es una hazaña de la que poco se habla debido a la complejidad de la cuestión. No muchos se atreven a aventurarse en este estudio estilístico por el riesgo de pérdida neuronal que ello supone, pero este nuestro querido blog ha tenido a bien realizar un acercamiento a este polémico asunto como método de denuncia de esta injusticia divina.

Para comenzar, debemos saber que las camisetas “para chicas” se resumen en tres tipos básicos:

a) Jodidamente feas tipo 1: personaje Disney posando cual Kardashian en los VMAs (mención especial a la Minnie picarona vestida con lunares a lo duquesa de Alba en la Feria de Abril).

b) Jodidamente feas tipo 2: cara de un animal pseudo-cuqui y colores cuya coherencia cromática parece inspirarse en el vómito del creador de las ceras Manley. Este estilo evoluciona en el tiempo con el descubrimiento de la obra de Jackson Pollock y con el aumento de renta disponible hacia la adquisición de prendas de ropa en Desigual.

c) No especialmente feas pero sí avergonzantes si tienes conocimientos básicos de un idioma extranjero: consisten en camisetas monocromas protagonizadas por frases 50% estúpidas, 50% fuera de contexto del tipo “No regrets, go ahead”,  “Only in the darkness you can see the stars” o “Parlez-vous ballet?” y que ocasionalmente incluyen el dibujo de un lazo, un corazón, un pintalabios abierto o un stiletto. No recomendadas si pretendes relacionarte con un Erasmus alguna vez en tu vida o si tienes un mínimo de respeto por tus profesores de francés.

Pero no solo son prendas concebidas por el diablo en cuanto a su diseño, sino que el tejido en el que están confeccionadas es el mismo material que el de las toallitas húmedas de limpiarle el culo a los bebés: transparentoso, poco resistente y con una capacidad para marcar un cerco de sudor en la zona sobaquil digna de estudio.

blog diseño camisetas mujer

Pero tranquilidad: siempre nos quedará el rinconcito ordenado de las camisetas “de hombre”, con sus colores neutros y sus versiones de camisetas de grupos trilladísimos tal que Ramones o (atención, surprais) Rolling Stone.

Texto e imagen por Sandra Viciana
Advertisements

MAD MEN: La Grande Fin

mad coca cola

Cuando se acaba una serie tan importante para la ficción televisiva hablar de ella en tu blog con pretensiones es casi una obligación para cualquier seriéfilo. Remontarse a los primeros capítulos y hacer una retrospectiva requeriría una memoria de la que carezco, por lo que voy a hablar del final. Los creadores tenían el reto de seguir fieles al carácter de los personajes y a la vez sorprender, que ocurriese que provocase una reacción en ellos.

(Aquí empiezan los spoilers)

Para mí el final más decepcionante fue el de Peggy. Después de un gran ascenso del personaje de secretaria a directora creativa, ella no se merecía acabar con un subordinado, por muy amigo que fuese. Desde que dejó de ser secretaria Peggy no ha dejado de mirar más alto, de apuntar más lejos, por lo que si quiera fijarse en un empleado a su servicio me parece extraño en ella. Recordemos que anteriormente se había enamorado de su jefe y fue consciente de ello, no una reflexión repentina en medio de una conversación, como ha ocurrido esta vez. En cuanto al rechazo de la oferta de Joan, es una decisión que forma parte del personaje, ya que a ella no trata directamente con los clientes, ella se dedica a pensar los anuncios.

Joan ha tenido un destino agridulce, se dio cuenta que no podía ser madre-esposa-trabajadora y estuvo dispuesta a renunciar a ser madre, pero no estaba dispuesta a renunciar a trabajar. Esta decisión trasciende más allá de dejar una ocupación a los 35 años y ver una perspectiva vacía de tu vida a pesar de estar con la persona a la que amas. Joan decide crear su propia empresa lo que implica seguir luchando, luchar por la igualdad y porque la tomen en serio. Es un acto de rebeldía.

Roger ha encontrado la persona con la que intentar vencer el aburrimiento de la experiencia vital. Los dos igual de imprevisibles, los dos igual de infantiles, por primera vez el mundo no gira solo al rededor de Roger. Peter también ha encontrado su sitio, ha sabido rectificar y ha sido consciente de lo que le podía pedir a la vida y ahora viaja en avión privado.

La inminente muerte de Betty y la incapacidad de Don para encargarse incluso de sí mismo han puesto a Sally en una posición difícil. Si algo nos ha enseñado la serie es que madurar es una utopía y que los adultos por el hecho de ser más mayores no quiere decir que sepan lo que hacen. Esto a Sally le ha pasado factura, teniendo que tomar decisiones que no le pertenecían y renunciando a sus inmediatas aspiraciones para hacerse cargo de sus hermanos. Aun así el ser tan joven no implica que se resigne para siempre, yo me la imagino una Joan o una Peggy, luchadora e independiente.

Finalmente Don, con una crisis de identidad permanente en la que recae cada vez que recibe una decepción. Buscando nuevas experiencias esta vez se refugia en la meditación. No voy a hablar de esa escena en la que Don se siente ignorado por la gente a su al rededor expresado en las palabras de un simple oficinista, ya que el final de anuncio de Coca Cola es la vuelta a la rutina. El creador insinúa que de esa experiencia Don crea el nuevo anuncio de Coca Cola, negando lo anteriormente construido en el capítulo.

De forma general, me ha gustado la serie y me ha gustado ver los pequeños-grandes problemas diarios que crean grandes conflictos internos. Conflictos que nos pertenecen un poco a todos porque trascienden más allá de una época.

Texto e imagen por Clara Raposo.

El Banjo entrevista a Filósofa Frívola: “El voto es una herramienta mierdera y un poco el chocolate del loro, pero ahí lo tenemos.”

Estando tan ocupada siendo “comunista y feminista a tiempo completo, socióloga de la indumentaria amateur a tiempo parcial“, a Lucía Muñoz Molina (1985) no le quedan horas para aguantar tus machiruladas libremercantiles. En su blog Filósofa Frívola se dedica a repartir hostias al patriarcado, al caciquismo neo-proto-facha y a todas las cosas feas del mundo que dan

1) miedico

2) vergüenza

3)ascopena.

No sabemos si come gatitos a la brasa, pero lo más probable es que sí. (Nos han comentado también que es filósofa, pero no de las que dan grimica a lo Nietzsche).

¿Filósofa feminista o filósofa y feminista?

¡Todo junto! Ya no concibo filosofar sin perspectiva de género, ni ser una feminista que no filosofa!

Fuente: Honolulu Books

¿Es el humor la menor de las frivolidades que puede permitirse una feminista?

Creo que con todo el horror al que nos enfrentamos las mujeres y lo agotador de la lucha, las frivolidades (que luego en realidad se ve que no son tales) son absolutamente necesarias. Necesitamos ocio feminista. Series, literatura, cine, humor… que sirvan de punto de encuentro. Luego hay otras frivolidades que parecen auténticas frivolidades y sin embargo acaban convirténdose en otra herramienta de lucha. estoy pensando por ejemplo en el fenómeno de los tumblrs de maquillaje/estilo personal de mujeres de todas las creencias, procedencias, tamaños y figuras, en las que lo mismo te encuentras unas cejas de purpurina que una sesión de fotos en una ropa interior exquisita de una mujer con una talla 52. Para las chicas más jóvenes esta red en la que hablar de sus “frivolidades” e intercambiarse piropos se ha convertido en otra herramienta empoderadora más. No subestimemos el poder de, por ejemplo, la estética personal.
¿Qué impacto ha tenido la crisis económica en la lucha  feminista?
Las mujeres son las primeras que se ven afectadas por las crisis económicas. Hablamos de la feminización de la pobreza, por lo cual es lógico que haya un resurgir tan potente de la lucha en estos tiempos, sumado al hecho del retroceso en cuanto a derechos sociales, reproductivos, etc. Todo está conectado. Todo es patriarcado. Ya sabéis lo que dicen por ahí “Patriarcado y capital alianza criminal”.
¿Cuáles consideras que son los frentes que el feminismo debería abordar hoy en día?
Absolutamente todas y cada una de las cuestiones que afecten a cada mujer del planeta por el hecho de ser mujeres. Ningún frente debe quedar sin cubrir. Desde la publicidad sexista, pasando por los derechos reproductivos, la lucha por el reconocimiento del trabajo de cuidados, el neocolonialismo y la emigración, la pobreza, los salarios desiguales…
Pero lo que más me interesa es la perspectiva con la que se deben abordar. Y es que las feministas blancas llevamos demasiado tiempo intentando dirigir la lucha y creyendo que sabemos lo que es mejor para las compañeras que viven a miles de km. y de cuya cultura desconocemos prácticamente todo. Creo que es el momento para que demos un paso atrás y reconozcamos que las mujeres musulmanas, negras, trans, etc. deben liderar su propia lucha, y nosotras callarnos de una vez y escucharlas. 
¿Es la moda algo frívolo?
La moda también es política. El famoso filete con patatas de aquel filósofo tan listo, pues eso. La moda puede y debe ser politizada. Ahora mismo está en las garras del beneficio capitalista, siendo sus trabajadoras del llamado tercer mundo las auténticas “fashion victims”. Las personas interesadas por la indumentaria, el estilo, etc. debemos ser conscientes del proceso de fabricación, de las condiciones de trabajo y alertar y luchar contra los abusos de la deslocalización de la industria textil, entre otras cosas.
¿Fue un acto feminista el vestido que lució Cristina Pedroche para dar las Campanadas?
No conozco el caso, pero si hablamos de una cadena generalista supongo que sé por donde van los tiros. Así que creo que… ¿no? [risa].
El vestido de la polémica. Fuente: laguiatv.abc.es
¿Qué te parece lo que está haciendo Lena Dunham por el feminismo? ¿Y Taylor Swift?
Pues que cada feminista del mundo tiene su parcelita de actuación. Somos responsables de convertir nuestra parcelita del mundo en un lugar más habitable. Y si mujeres con grandes altavoces los utilizan para hablar de cuestiones feministas en lugar de gilipolleces, bienvenido sea. ¡Nos necesitamos a todas!
 Lena Dunham en un fotograma de GIRLS. Fuente: The Daily Banter.
¿Que tres reformas impondrías a la Iglesia católica cristiana apostólica romana del Vaticano para que pudiera llamarse una “institución feminista”?
1)Su disolución y entrega de las armas.
2)Su disolución y entrega de las armas.
3)Su disolución y entrega de las armas.
¿Es el Papa Francisco una buena noticia para las feministas? ¿Qué opinión te merece el Papa en cuanto a frivolidades?
Este papa fue un señor que colaboró con un genocida. Y puede parecer muy gracioso y resultarnos simpático su acento y sus gracietas. Pero sigue siendo el sumo líder de una de las organizaciones terroristas más peligrosas, dañinas, opresoras y genocidas del mundo, que es la Iglesia Católica.
Feminista y de izquierdas… ¿por qué otros pecados arderías en el infierno de la “clase media” bienpensante?
Por tomarme demasiado en serio esas dos cosas [risas]. Porque soy incapaz de conservar la calma, porque pierdo los estribos, porque a veces tengo contradicciones, porque a veces meto la pata hasta el fondo. Porque soy una radical. No concibo otra forma de acabar con las malas hierbas que arrancándolas de raíz, y no regándolas y esperando a que ellas solitas se vuelvan buenas.
¿Eres de voto útil, voto “perdido”, voto en blanco, voto nulo o votar es una pérdida de tiempo?
Tengo problemas con esto (me remito a la pregunta anterior y a mis contradicciones xD) No hay ningún partido que me represente. Probablemente ese partido ideal que me representara sería ilegal o vaya usted a saber. Ningún partido tiene como prioridad los derechos de las mujeres, por lo que, como feminista ante todo, me dejan fría. No creo en la socialdemocracia, ni en el estado del bienestar, ni en volver a lo que teníamos antes. Para lograr la emancipación que muchas ansiamos el capitalismo y las democracias burguesas deben desaparecer. Todo el poder para los soviets… lo cual no quiere decir que yo no sea consciente de que con mi voto (¡sí, siendo una traidora reformista!) puedo mejorar la vida de muchas personas. Así que sí. Voto. Como dicen por ahí “con la nariz tapada” porque no hay ninguna opción que me convenza al 100%. Pero claro, también es muy cómoda esa postura de algunos de “pues como odio este sistema y nadie me representa no voto” porque así se mantienen en su pureza ideológica y no se manchan nunca. El voto es una herramienta mierdera y un poco el chocolate del loro, pero ahí lo tenemos. Si puedo votar a un partido/coalición que me va a dejar abortar libremente o va a paralizar los desahucios, ten por seguro que lo haré. Y lo voy a hacer.
Entrevista realizada por Sandra Viciana.

No, si no soy feminista, pero…

Ya no es 8 de marzo. Ya no tenemos por qué fingir que nos interesa que ella tenga la misma oportunidad de promoción laboral que él, ni tenemos por qué cambiar nuestro estado de whatsapp por un lema hortera pseudofeminista, ni tenemos por qué compartir en Facebook una foto de Simone de Beauvoir.

Ni siquiera las franquicias de ropa interior nos bombardean ya con descuentos del 50% en sujetadores que simulan hasta tres tallas más de pecho, en una curiosa interpretación de los que significa “el Día de la Mujer”. Porque sí, queridos, tener tetas turgentes es por lo que Audre Lorde batalló toda su vida sin sospecharlo siquiera.

Tampoco hace falta leer la obra de poetisas -ah, ¿pero las mujeres escriben poesía?- en los campus universitarios, ni convocar marchas por la equidad entre géneros, ni debatir a la hora del café lo mal que lo pasaron nuestras abuelas en unos tiempos muy muy pasados y muy muy machistas.

Porque ya no es 8 de marzo. Porque nuestra sociedad no es misógina (entre otras muchas cosas que tampoco es). Y porque el feminismo estaba bien para conseguir el sufragio femenino, sí, pero ahora que nos dejan meter el papelito en la urna y abrir una cuenta bancaria sin la firma del marido, todo el griterío loco-coñil sobra y apenas sirve como excusa tocapelotas de attention whores paranoicas y menopáusicas (probablemente viejas y feas también) que solo ligan a partir de las cuatro de la mañana en un antro sarnoso y, consecuentemente, están resentidas con el, oh, macho benefactor.

 prueba6

Aunque el próximo 8 de marzo todo esto volverá a importar. Cuando Emma Watson haga trending topic #HeForShe volverá a importar. Cuando se filtren fotos robadas de Scarlett Johansson, pero hoy no. Ni mañana. Ni pasado.


PD: como predictora de tendencias que soy, mi instinto a lo Alexa Chung me advierte de una escalada de feministas de palo en la próxima temporada primavera/verano. Llámalo instinto, llámalo elecciones…

Texto escrito por Sandra Viciana. Imagen por Clara Raposo.

Palabras sexuadas

Poesía blog

Serás (tú y todas) cuando

a pesar de nuestro absurdo,

el tiempo reconozca.

Esencia ínfima frente al

gen;

definición ¿creadora?

La inversión explosiva que palpita por

entre las vértebras

humanas (subversivas, c  r  e  p  i  t  a  n  t  e  s  ).

Ahora: el fuego. Descarte.

La mujer, escindida entre

mujer y mujer: mujer absoluta.

Sexo ignoto.

Ruptura.

Texto e imagen por Sandra Viciana

Decálogo: Cómo ser parisino sin caer en el ridículo

parisinos hate

Con esto de la globalización ya deberíamos saber que en la capital gabacha hace mucho que no se estila la baguette debajo del brazo y el clásico jersey de rayas azules. Aun así, estas sutiles diferencias te acercarán un poco más a los parisinos de verdad.

1. Salir de casa siempre perfecto. El look desenfadado “he cogido lo primero que he pillado” necesita al menos tres horas de preparación. Aunque pienses que esa combinación tan hortera debe haberla sacado del contenedor: no hay nada peor que pasar desapercibido.

2. Los auriculares con micrófono. Los parisinos están acostumbrados a los fríos inviernos de Francia, pero eso no quiere decir que tengan que sufrir gratuitamente el síndrome de las manos heladas. Así que si ves a un montón de gente hablando sola por la calle, no te asustes, no es que hayan hecho una excursión en el manicomio.

3. Saltar del metro en marcha. No se comenta mucho que en el metro de París las puertas se abren antes de que frene completamente el metro. Si eres capaz de salir dando un salto y siguiendo tu rumbo sin inmutarte es que ya eres parte de la ciudad.

4. Subir escaleras. La mitad de la vida en la capital consiste en subir escaleras (de metro), si creéis que no estáis preparados para ir de un lado a otro sin perder ese aire desenfadado que te ha costado tres horas conseguir, mejor no lo intentes, no quieres que te vean jadeando al final de la escalera.

5. No admitir nunca que te has perdido. En caso de que eso ocurra seguir caminando fingiendo que sabes a donde vas hasta que encuentres una parada de metro que te lleve a algún sitio que conozcas de verdad.

6. Educado sí, que no amable. Escupen los “pardon” como si fueran pipas de sandía, pero no lo sienten en absoluto. Como venganza siempre puedes empujar más fuerte.

7. Fingir hasta yendo a la compra. Después de haber estado tres horas delante del espejo y subir y bajar escaleras como si fueras triatleta, no vas a ponerte en evidencia llevando una bolsa del Carrefour.

8. Llevar siempre un libro. Refuerza tu look interesante llevando un libro que probablemente ni vas a leer. Preferiblemente Proust. Preferiblemente “En Busca del Tiempo Perdido”.

9. Ni pisar los Campos Elíseos (eso es de turistas). Los parisinos de verdad prefieren los locales escondidos del Barrio Latino.

10. No ser de París. Quizá lo intenten negar, pero es probablemente lo más importante, ya que si estás ahí es porque quieres algo.

Texto e imagen Clara Raposo.